Nuestros Lectores Opinan:                              

Nos escribe la Dra. Carmen Cecilia Pineda, facilitadora de la UNESR, Núcleo San Carlos - Venezuela, aportando sus reflexiones a propósito del artículo: "Educar desde la Pobreza: Experiencias en el aula". Muchas Gracias por su contribución. 

Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez
Dra. Carmen Cecilia Pineda.

 

Saludos Profe.  Recibí tu mensaje, sin embargo no me atreví a responder de inmediato a tus reflexiones. Tuve la necesidad de pensar antes de escribir, no por la complejidad del tema, sino por el contexto humano en el que el mismo se desarrolla.

Para iniciar debo afirmar que me causo alegría darme cuenta que existen otros colegas que más que ver a un estudiante con carencias cognitivas que debe adquirir habilidades y destrezas en un determinado campo del conocimiento, ven a un ser humano, con talento y posibilidades que busca desesperadamente, y muchas veces, en forma inconciente, salir de la oscuridad en la que están sumergidos. Lamentablemente, la mayoría de nuestros participantes arrastran sobre sus hombros “morrales llenos de plomos” que no les pertenecen, sin embargo les han sido adjudicadas, sin preguntarles, mucho menos con su consentimiento. Esa realidad que observaste en tu clase de Filosofía de la Educación, es una realidad que se multiplica y que se ve reflejada en muchos de nuestros participantes.

Muchas veces, al igual que tu, he sentido que la tristeza me invade, sin embargo he aprendido que frente a la cruda realidad que vivimos, como educadores tenemos el deber de servir, no solo mediando experiencias de aprendizajes que ayuden a adquirir determinados conocimientos y destrezas, sino que además permitan que esos proyectos de vida, que no siempre se corresponden con lo que quieren nuestros muchachos y muchachas, resurjan en ellos en la conciencia de que son seres humanos capaces de transformarse interiormente,  pues esto les permitirá cambiar su manera de pensar y de vivir. Obviamente, y pensando nuevamente en tus reflexiones, si queremos que nuestros participantes sean críticos, participativos, solidarios, cooperativos, entonces nuestro hacer educativo tiene que ser crítico, participativo, solidario y cooperativo, lo que indica que debemos educar en y para la participación, en y para la solidaridad….es decir, debemos aprender y enseñar a ser, lo cual implica asumir el acto educativo desde lo que planteas como “Educar desde la Pobreza”.

Creo que educar desde esta perspectiva implica crear escenarios de aprendizaje que ayude a cada persona a conocerse, a quererse a valorarse, tal como es, para entonces emprender el camino de su perfeccionamiento hacia la plenitud, donde las debilidades se conviertan en retos de superación. También implica educar en la convivencia, donde “los morrales” son compartidos para hacer más liviano el camino.

 En relación a la interrogante que planteas, honestamente, pienso que tenemos frente a nuestros ojos un gran reto, que consiste en platear nuevos caminos que lleven a la reconfiguración de un nuevo ser que se regenera en sí mismo, con autenticidad, por supuesto esto pasa por transformar nuestros pensamientos y por ende nuestro sentir y hacer, lo cual implica que más que un método que nos permita ver un producto final, centremos nuestro hacer educativo a mirar y a convivir de verdad con ese otro y esa otra que camina junto a nosotros en la esperanza de un futuro mejor.

También creo necesario seguir contagiando, por lo que veo, estás en ese camino y si te soy sincera eso me reconforta, pues necesitamos humanizar nuestro hacer educativo, y esto es una forma de hacerlo. Personalmente a través de Cátedra por la Vida y los cursos que me son asignado, estoy intentando, en forma sistemática educar en la convivencia, en el respeto, en la solidaridad, acompañando los contenidos teóricos con vivencias y reflexiones que nos acerquen a ese ser que una vez que ingresa a nuestra universidad tenemos el deber de ayudar, de motivar, a transformar…

 Sueño que al final de mi carrera tenga la certeza de que contribuí con formar profesionales excelentes, pero fundamentalmente sueño que quienes egresan de nuestra casa de estudios, ostenten el título de personas sensibles y soñadoras, lo cual le dará la inmensa posibilidad de seguir mejorando su hacer día a día. 

 Querido amigo, es largo el camino, pero le invito a caminar junto, a seguir contagiando y le aseguro que nuestros morrales serán más livianos.  

 

 

 Animo… Saludos…. Espero leer la II parte de tu artículo. Carmen.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Educar desde la Pobreza: Experiencias en el aula.

En días pasados, en nuestro Núcleo Universitario, tuvimos  la oportunidad de asistir a las “II Jornadas de Investigación y Postgrado” con el lema: “Investigamos o Erramos”.  Diversas y muy variadas fueron las disertaciones presentadas en el marco de las mismas, todas ellas con  lógicas y  epistemologías diversas. Debo confesar que, luego de escuchar algunas de esas disertaciones,   he quedado muy preocupado, por el contenido de las mismas, por  los resultados y conclusiones presentadas.

 La tradicional práctica docente y de evaluación de los aprendizajes,  sobre la cual tendríamos que reflexionar cada uno y determinar si nos seguimos acogiendo a su lógica mecanicista, que comúnmente  aplica métodos y estrategias, la mayor de las veces, desde una perspectiva  desclasada de la realidad socio histórica y motivacional de  nuestros participantes, resultando poco pertinente y llevándonos a asumir juicios apriorísticos sobre la "calidad" de nuestros estudiantes, restándole valor a su verdadero potencial.

 Sentenciamos, sin derecho a defensa,  a nuestros  “participantes” como   responsables  de su propio  fracaso académico, junto a “algunos facilitadores” que no  dan pié con bola, en el desarrollo de estrategias de aprendizaje de excelencia y calidad, por desconocimiento o por falta de compromiso.

 Uno de los estudios presentados en las Jornadas concluía en el bajo rendimiento de nuestros participantes, en lo que respecta a la lectura y la escritura. Se señalaron como posibles causas,  el desinterés de estudiantes y facilitadores en estas áreas, carencia de hábitos de lectura, deficiencia en estrategias reforzadoras del aprendizaje, entre otras.

 Lo dicho anteriormente  lo contrasto, a modo de reflexión, con la realidad apreciada hoy, durante   mi clase de Filosofía de la Educación, en la cual afloraron algunos elementos que pudieran darnos pistas sobre las  razones o causas del desinterés, bajo rendimiento y abulia por parte de nuestros estudiantes hacia ciertas áreas del saber, los cuales paso a detallar.

Para hoy, mis participantes tenían asignada una actividad de evaluación, consistente en la exposición de temas relacionados con antropología de la educación, teleología o fines de la educación y los valores en la educación. Vinieron preparados para presentarse, en realidad, uno mejor que otro. Los  resultados obtenidos fueron muy deficientes. Esta situación hizo que  dedicara un tiempo a conversar con los muchachos  sobre sus motivaciones para estar y  continuar adelante con el estudio de su carrera.

Me quedé sorprendido por las reflexiones que cada uno hizo.  Los tres estudiantes residen en municipios distintos al Capital, de difícil acceso y con situaciones socioeconómicas de poca holgura. Uno de ellos me expresaba que, para llegar hasta la Universidad, sus padres debían hacer gran sacrificio, por costearle los pasajes y la alimentación, aparte de eso, él debía trabajar la tierra para poder “aliviar” a su padre en las tareas diarias del campo, lo que generaría algún dinero  extra  para poder pagarse, en parte,  los  estudios. Adicionaba que, en su caserío no hay conexión a internet ni bibliotecas con textos relacionados a las áreas de estudio de su carrera y mucho menos poseía un computador en casa. 

 Terminó diciendo: “no sé qué hago aquí  profe, a veces me provoca no continuar. Mi deseo es ser músico, cantante, se gana más y más rápido, pero mis  limitaciones económicas no me  permitieron ingresar a un Instituto de Música en Valencia, y la economía de mi casa y mis aptitudes solo dan para estudiar esta carrera (Educación, mención Agropecuaria)”.

Lo antes dicho, causó en mí un profundo pesar, algo indescriptible, lo confieso, al ver cómo el proyecto de vida que nuestros muchachos “quieren” para sí, no siempre se corresponde con aquel  que “pueden”  llegar a realizar. Es por esto que, a la variable de la investigación sobre la calidad de la lectura y escritura de los participantes de la UNESR, considero, a la luz de esta reflexión, debe sumarse aquella relacionada con la Motivación que anima a nuestros estudiantes a  permanecer y  afrontar sus trabajos académicos.

 Cabría hacernos la pregunta, ¿Cuál es la motivación que impulsa a nuestros  participantes a llevar adelantes sus estudios?  ¿La Motivación por Supervivencia o la Motivación por  Superación y  Excelencia? Podría asimilar la posición de mi estudiante, antes descrita, con la motivación por supervivencia, que es aquella que les hace optar por una carrera, mención o especialidad con la visión puesta en resolver un problema “inmanente”, vinculado con la simple remuneración, ascenso social o estabilidad económica, lo cual niega la trascendencia que debería comportar el desempeño de una profesión tan delicada como la docencia.  

Lejos de ser pesimista, debo reconocer que, cada vez son más lo que acuden a nuestra Universidad con este tipo de motivación y esto nos debe hacer reflexionar para idear metodologías que permitan orientar  de manera eficaz el aprendizaje, y que podamos ayudar   a nuestros estudiantes a descubrir una finalidad, con mayor sentido,  ya que su profesión les servirá  como instrumento de  trabajo para la redención de la pobreza y  la superación de modo personal y colectivo. Quizás, entonces, más que señalar lo poco buenos que son nuestros participantes, debamos trabajar por hacerlos cada vez mejores. No con acciones asistencialistas, eventuales o puntuales que poco o nada resuelven, sino con una metodología, contenidos, herramientas y motivación sistemáticas y transversales  a toda la carrera y sus cursos.

             Educar desde la Pobreza, en nuestro contexto y para nuestra realidad, precisa de un nuevo ardor por parte de los docentes y de  nuevos métodos, producto de la   investigación y  del análisis de nuestra realidad  socio histórica, con una  visión prospectiva, para la  promoción y  ascensión social de la Persona Humana  en su  Ser y Estar con los demás.  Así cobraría sentido real y  práctico  el lema de estas jornadas: "Investigamos o Erramos".

 

Este es nuestro  reto. 

 

MSc.Miguel Ángel Lugo Polanco.

Sígueme en Twitter: @Filoingenio

21/06/2011

Escribir comentario

Comentarios: 0

"NO TENGAS MIEDO, PORQUE YO ESTOY CONTIGO..." (Is.41,10).

Semana II: 13-19/01/2014

¿A qué le tenemos miedo? ¿Qué es lo que realmente nos paraliza y detiene? Por instinto y hasta por condicionamiento psicosocial le tememos a quien puede poner en riesgo nuestra seguridad o disponer, a voluntad, de los medios para garantizar nuestra subsistencia.

 

Aquí es donde es pertinente señalar quienes podrían ser "esos", en nuestro particular contexto: En primer lugar tememos a la "autoridad" y al funcionario que la administra, que no a la ley. Al que nos paga por el trabajo: jefes, supervisores, superiores. A quien sabemos "tiene con qué", viste y hace galas de su "poder". Así podría continuar listando las fuentes de temor que envenenan nuestro propio autoconcepto y valor, llevándonos a desarrollar una personalidad sumisa, silente, inferiorizados o como si de una inducida inferiorización se tratase.

 

Es por esto que a muchos les da miedo pensar autónomamente, criticar, proponer, denunciar, emprender, todo esto a riesgo de ser "notados" como una farola lumínica que se enciende en un tenebroso abismo de oscuridades eternas, tal y como sucede cuando alguien descolla por su capacidad humana, intelectual o ciudadana: al mínimo brillo lo que le espera es la aniquilación por las “fuerzas imperantes de la oscuridad”, ya que podría suponer un riesgo al estatus quo o con su valor podría despertar otras “aletargadas libertades”.

 

Por eso nos detenemos. Tenemos miedo a experimentar la sensación de libertad: a ese espacio donde no hay seguridades sino que es un espacio de incertidumbres y riegos que se va construyendo paso a paso con la acción decidida y "protagónica" de cada uno. Donde no hay nada seguro, donde todo está por hacerse, donde el principal actor eres tú y en donde nadie delega la responsabilidad de construir su propia valía y de convivir con la otredad de manera horizontal.

El salto al vacío hay que darlo, ¡tenemos que darlo!. La libertad hay que asumirla como un reto, un riesgo y una opción fundamental de vida, a riesgo de la misma... si no pensemos en Mandela, Gandhi, Luther King, Jesús de Nazaret y tantos otros que se atrevieron a asumir la libertad: conquistarla interiormente para después mediante sus obras y acciones conquistarla en los ámbitos político, social, económico, religioso, en definitiva, en el plano de lo humano;  por ello, sus pensamientos, obras e improntas permanecen incólumes en el tiempo, siempre vigentes y siempre retandonos en nuestro aquí y ahora.

"El verdadero amor echa fuera el temor..."

 

"Adelante que YO  estoy contigo..."

 

MSc. Miguel A. Lugo P.

Sígueme en Twitter: @Filoingenio

Comentarios: 0

"A los INdignados de mi barrio"

Semana I: 06-12/01/2013

 

Soy Venezolano, para nada escribo o hablo desclasado de esa realidad: sería absurdo, pretencioso y falaz. Lo que hoy todos los medios difunden y asumen como bandera de indignación nacional, lo han asumido desde hace mucho, en los silencios del inexplicable sin sentido, las casi veinticinco mil madres y familias que, a lo largo del año 2013,  perdieron a un ser amado a manos de la violencia y el plomo de la barbarie.

 

A esta hora buscamos culpables, que no responsables y he allí nuestro error. Por dónde empezar a establecer responsabilidades, más allá de discursos leguleyos e incomprensibles que nadie traga y pronto se esputan.

 

¿ POR DONDE EMPEZAR A ATACAR ESTA VIOLENCIA FRATICIDA? ¿Por la última acción que sería la coercitiva y represiva que “acabe o extermine” a los causantes de estos males o por el principio, por lo fundamental, que es la familia, el amor y sus valores?

 

Muchos quisiéramos, si de un familiar nuestro se tratara, que se atacara por la medida final: “que los arrasen a todos…” muerto el perro se acabó la rabia… pero olvidamos que existe un vientre en el cual están formándose, nutridos con el mismo alimento y veneno –odio, violencia, desamparo, desatención, olvido, desamor, soledad, vicios - seres “VACIADOS” de todo sentido de valoración de la “otredad”. Insisto en el termino VACIADOS que no VACIOS, porque todas las personas poseemos la misma capacidad de amar, formarnos y ser útiles a los demás, sólo que en ese saco oscuro, negro y maloliente que llamamos  SO(U)CIEDAD y en ella, los  medios y pseudoculturas, existe la tensión por vaciarnos de ellos.

 

¿Se trata de Culpables o de Responsables? ¿Cumple la Familia con su responsabilidad? ¿De qué familia estamos hablando? ¿Es familia lo que hoy encontramos en las viviendas -infraestructura? ¿Qué tipo de familia: la romántica y legendaria familia de Padre, Madre e Hijos, o es la real y cruda en la que solo se sospecha que existe el padre o “padrote” y la mamá con rostro de hermana, tía o abuela y en algunos casos con rostro de vecinas?

 

¿Qué decir del Estado? ¿Qué está haciendo el Estado por cumplir su responsabilidad en esta situación de la cosa pública? ¿Dónde están las políticas, entendidas como ACCIONES y no Palabrerío infecundo, que secunde y apoye lo que en la familia se empieza a hacer por generar una cultura de AMOR entre los que van creciendo?

 

¿Y la Sociedad? ¿Qué hacemos los miembros de la Sociedad por fomentar el sentido de la corresponsabilidad y sensibilidad pura por la formación de una nueva realidad, la consolidación de una cultura de la paz, respeto y tolerancia entre todos?

 

Es por ello que las VEINTICINCO MIL  muertes sin sentido acaecidas durante el año 2013, estas que se le suman recientemente de una figura del mundo del espectaculo y su consorte, y las  que  hoy, a esta hora, se les están sumando. deben hacernos expresar con fuerza y vigor nuestra profunda indignación y rechazo, nacidas en las entrañas, para que nos despeguemos de la seguridad de nuestros “asientos”, tanto de los políticos, autoridades, padres y madres de familia y empezar ”TODOS”, tanto los que tienen las herramientas como los que reconocen no tenerlas y a quienes podemos apoyar en un abrazo social solidario, para emprender la lucha en contra del GEN que ha destrozado y sigue destrozando el alma de nuestros ciudadanos y una vez destruido, empezar a construir, decididamente, sin mezquindades cromáticas, la Familia, La Sociedad y el Estado que todos, como humanos y dignos, merecemos.

 

Soy Venezolano y continuaré en esta lucha diaria, desde los espacios que las Familias, El Estado y la Sociedad me han confiado, que no es otro que la formación de personas con sentido humano de la vida. ¡Hazlo tú también  desde tu propia realidad!

 

¡Solidaridad con las familias de las Víctimas de la deshumanización!

 

¡Que amanezca el día sin fin de la justicia y la paz!

 

MSc. Miguel Angel Lugo Polanco.

@Filoingenio

 

Comentarios: 0

Ambiente Virtual de Aprendizaje

Un Ambiente Virtual de Aprendizaje (AVA) ó Virtual learning environment (VLE) es un sistema de software diseñado para facilitar a profesores la gestión de cursos virtuales para sus estudiantes, especialmente ayudándolos en su administración y desarrollo. El sistema puede seguir a menudo el progreso de los participantes, puede ser controlado por los profesores y los mismos estudiantes. Vienen siendo utilizados como herramientas de difusión y socialización de conocimientos mas allá del ambiente presencial de clases, facilitando a todos la consulta de referencias bibliográficas y la obtención de información de interés en espacios y tiempos diferentes a los acordados para la dinámica presencial de aprendizaje sin sustituirla, más bien complementándola, atendiendo así la particular realidad de nuestro Núcleo Universitario integrado por una gran cantidad de participantes provenientes de diferentes Municipios e inclusive de otros Estados y Regiones del país.

Click en la Imagen para más Información
Click en la Imagen para más Información

Síguenos en Twitter: @FILOINGENIO - Síguenos en Twitter: @FILOINGENIO - Síguenos en Twitter: @FILOINGENIO

Estadisticas de Visitas - ESTADISTICAS DE VISITAS - Estadisticas de Visitas - ESTADISTICAS DE VISITAS


widgets
Free counter and web stats
Flag Counter